¿Qué hay de malo en el centralismo?

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Beto progresista el Mar 02 Jun 2009, 19:57

He leído muchos adjetivos para referirse a UPyD como "ultraderechista", "izquierdista", "centrista" o "progresista" pero sin duda el que más me gustó fue el que leí el otro día en un medio de comunicación. Denominaban a UPyD como "el partido centralista".

Parece que el centralismo "no está de moda". En varias ocasiones el presidente del gobierno ha intentado dejar "en evidencia" a UPyD diciendo que pretenden devolver al estado todas las competencias que pasaron en su día a las autonomías. La propia Rosa Díez, creo que de forma muy clara y acertada, explicó al presidente que ni centralizar ni descentralizar garantizan la igualdad. Estoy de acuerdo.

No obstante planteo un par de preguntas que desde mi punto de vista creo que es importante:

¿Por qué es tan criticado el centralismo? ¿no sería el centralismo un garante de igualdad [b]mayor que dotar a las autonomías de competencias que generan más desigualdad, menos solidaridad y más enfrentamiento entre ellas?[/b]

Repito, es cierto que el centralismo mal gestionado no es garante de igualdad sino todo lo contrario pero...¿no es lo mismo la descentralización?. Por tanto...¿a que viene esta "moda" por la descentralización y el autonomismo?

Beto progresista

Cantidad de envíos: 3875
Fecha de inscripción: 23/12/2008
Localización: Barcelona

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Invitado el Mar 02 Jun 2009, 20:07

Tiene razón Rosa Díez,ni el centralismo ni el descentralismo de por sí significa nada
Tan malo es el centralismo a ultranza del gobierno francés -los amigos y modelo a seguir de ZP y el grupo PRISA- que ametrallan a los corsos -pero literalmente- o el centralismo de Franco donde se prohibía el catalán,como el caos administrativo y los reinos de Taifas que tenemos en la actualidad
Todo depende de como se gestione

Yo de hecho propongo que Cataluña pase a ser colonia y vuelva a manos moriscas,de donde nunca debió escapar
Beto ¿donde leiste lo de UPyD "centralista",no sería en el Pais? -porquie esos ya no saben ni lo que inventarse
Dentro de poco empezarán a decir que UPyD es el brazo político-armado de Kemal Ataturk

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Evergetes el Mar 02 Jun 2009, 20:35

Hellboy escribió:Tiene razón Rosa Díez,ni el centralismo ni el descentralismo de por sí significa nada
Tan malo es el centralismo a ultranza del gobierno francés -los amigos y modelo a seguir de ZP y el grupo PRISA- que ametrallan a los corsos -pero literalmente- o el centralismo de Franco donde se prohibía el catalán,como el caos administrativo y los reinos de Taifas que tenemos en la actualidad
Todo depende de como se gestione

Yo de hecho propongo que Cataluña pase a ser colonia y vuelva a manos moriscas,de donde nunca debió escapar
Beto ¿donde leiste lo de UPyD "centralista",no sería en el Pais? -porquie esos ya no saben ni lo que inventarse
Dentro de poco empezarán a decir que UPyD es el brazo político-armado de Kemal Ataturk
Fue en La Vanguardia, y el término concreto (que lo he visto en ese periódico al menos ya en dos ocasiones en los últimos días) era "neocentralista".

Oye, ¿y qué tiene de malo el centralismo francés?

Evergetes
Admin
Admin

Cantidad de envíos: 13992
Fecha de inscripción: 20/12/2008
Edad: 27
Localización: Salamanca

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Nidiestronisiniestro el Mar 02 Jun 2009, 20:43

Yo tampoco entiendo esa manía de convertir la descetralización en dogma infalible. Supongo que tendrá mucho que ver con esa manía de ZP de nombrar a Franco cada dos por tres: que si Franco era un centralista, que si Franco prohibió las lenguas minoritarias... Y todo el que se oponga a su política en esas materias tiene que ser necesariamente un franquista.

Personalmente creo que la descentralización suele ser positiva en cuanto a competencias relacionadas con la administración. Pero competencias más generales, como fijar el plan de estudios para la educación o el catálogo de servicios sanitarios básicos deben estar gestionadas por el Estado para garantizar la igualdad.

Nidiestronisiniestro

Cantidad de envíos: 3193
Fecha de inscripción: 24/12/2008
Edad: 25
Localización: Madrid

Ver perfil de usuario http://nidiestronisiniestro.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Beto progresista el Mar 02 Jun 2009, 20:58

Evergetes escribió:
Hellboy escribió:Tiene razón Rosa Díez,ni el centralismo ni el descentralismo de por sí significa nada
Tan malo es el centralismo a ultranza del gobierno francés -los amigos y modelo a seguir de ZP y el grupo PRISA- que ametrallan a los corsos -pero literalmente- o el centralismo de Franco donde se prohibía el catalán,como el caos administrativo y los reinos de Taifas que tenemos en la actualidad
Todo depende de como se gestione

Yo de hecho propongo que Cataluña pase a ser colonia y vuelva a manos moriscas,de donde nunca debió escapar
Beto ¿donde leiste lo de UPyD "centralista",no sería en el Pais? -porquie esos ya no saben ni lo que inventarse
Dentro de poco empezarán a decir que UPyD es el brazo político-armado de Kemal Ataturk
Fue en La Vanguardia, y el término concreto (que lo he visto en ese periódico al menos ya en dos ocasiones en los últimos días) era "neocentralista".

Oye, ¿y qué tiene de malo el centralismo francés?

Buena pregunta. Ya nos gustaría parecernos a Francia en muchas cosas.

Básicamente el centralismo francés ha tenido como consecuencia:

1. Que en regiones como Alsacia y Lorena (antes Alemania), País Vasco francés, Bretaña o Córcega los idiomas minoritarios no tengan el peso que tienen en nuestro país para puestos en donde realmente no se necesitan.

2. Que no haya policías autonómicas atadas de pies y manos`para no actuar por gobiernos autonómicos que las gestionan. A Francia ETA no le chulea como nos chulea a nosotros. Habiendo muchos menos terroristas que en España las detenciones son mucho más numerosas. Esto nos pasa precisamente por haber pasado la competencia de la policía a las comunidades autónomas.

3. Si no me equivoco, corregidme si lo hago, los partidos regionalistas y nacionalistas franceses no tienen el peso electoral que tienen en España. Es decir, la ley electoral es mucho más justa.

Vamos, ya me gustaría a mi copiar el modelo francés que es mucho más justo, mucho más solidario y donde los terroristas y sus amigos no tienen cabida porque tanto los gobiernos de izquierda como los de derechas tienen otro concepto de estado y lo cortan de raiz.

Beto progresista

Cantidad de envíos: 3875
Fecha de inscripción: 23/12/2008
Localización: Barcelona

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Invitado el Miér 03 Jun 2009, 09:11

Evergetes escribió:
Oye, ¿y qué tiene de malo el centralismo francés?

Bueno,es que allí directamente ametrallar a los nacionalistas corsos
Si señor,la Grandeur,un modelo político a imitar según Petazeta y los progres

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Akion el Miér 03 Jun 2009, 10:12

Eso seria como comparar el centralismo de Franco con el de Rosa Diez.

_________________

Akion
Admin
Admin

Cantidad de envíos: 1271
Fecha de inscripción: 20/12/2008
Edad: 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  cgomezr el Miér 03 Jun 2009, 10:21

Mi opinión es que no hay nada malo en el centralismo. Hoy en día, parece que la postura dominante es que el centralismo es malo porque el gobierno "debe estar cerca de los ciudadanos"... para mí eso es demagogia pura, al menos en España. Lo único que consiguen los gobiernos "cercanos a los ciudadanos" es caciquismo, corrupción y multiplicación de la burocracia. En otros países más serios tal vez funcione; pero en España, la verdad es que preferiría tener que redactar documentos para una administración que para dos o tres (que a menudo te piden exactamente lo mismo pero en distintos formatos y compulsado en distintas sedes); y preferiría que los alcaldes tuviesen menos capacidad de robar dinero a sacas.

Por otra parte, lo que decís de los ametrallamientos no creo que tenga nada que ver con el tema del centralismo, sino simplemente con tener un gobierno autoritario. Puede haber gobiernos autoritarios sobre un territorio grande o pequeño. El tema está en intentar no dar el control sobre los ejércitos a gente que haga burradas.

cgomezr

Cantidad de envíos: 2681
Fecha de inscripción: 27/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Mr. Langley el Miér 03 Jun 2009, 10:22

El problema del "centralismo" es que se ve como algo sentimental, es decir, no se ve desde el punto de vista de la utilidad para los servicios que presta la administración, sino como una falsa cercania al poder, una falsa sensación de poder controlar el poder cercano (cuando realmente no hay mecanismos para ello).


La descentralización es muy util, pero no así. Estoy en contra de esta cosa de

Gobierno Central ---> Comunidades Autonomas ---> Diputaciones provinciales --> Ayuntamientos

Es patético porque son muchos filtros, mucha burocracia (descontrolada, abultada, parasitaria, etc...) yo soy pro-descentralización, pero de

Gobierno Central ---> Ayuntamientos

Que son los realmente cercanos, que son los que realmente se pueden vigilar, son a los que realmente se pueden presionar y de forma sencilla.

Mr. Langley
Admin
Admin

Cantidad de envíos: 941
Fecha de inscripción: 29/12/2008
Edad: 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  López el Miér 03 Jun 2009, 11:34

Todo tiene ventajas e inconvenientes. Pero yo en muchas políticas defiendo el centralismo por el ahorro que supone para el contribuyente, por la eliminación de la dilución de responsabilidades que a veces ocasiona la duplicidad de tareas, por eficiencias que genera que una serie de tareas sean llevadas a cabo por una sóla Administración o también por la garantía de igualdad de trato que ello supone.

Eso no significa que defienda una nula autonomía, ni mucho menos, pero creo que para grandes políticas el Estado es fundamental. Ejemplo práctico: ahora que el Estado ha dicho que quiere poner un ordenador por alumno, ¿cómo se va a negociar esto mejor con las compañías informáticas, con una sóla estrategia y presupuesto o dicisiete? Y qué decir de la Administración Tributaria a la hora de perseguir defraudadores al fisco, ¿qué será más fácil una sóla base de datos y un sólo cuerpo de inspectores o diecisiete? Y para la Justicia y políticas de seguridad, más de lo mismo. Eso por no hablar de los problemas que ha tenido la implación de Leyes como la de Dependencia que es, sin duda, una de las pocas buenas iniciativas del Gobierno, pero que con el Estado fragmentado, que diría S. Wagner, que han creado PP y PSOE es muy difícil de aplicar.

Luego, eso sí, la aplicación práctica de determinadas políticas, pues se puede llevar a cabo por CC.AA y entidades locales, pero hay muchas cosas que creo que son importantes para el Estado. Por UPyD propone reajustar lo que haya que reajustar para hacer un sistema viable, lógico y que beneficie al CIUDADANO, no a los territorios. Dejémonos de sentimientos y patrias chicas y miremos por criterios como eficiacia, igualdad y justicia. Si eso supone centralizar, que se haga... Y si otras cosas hay que descentralizarlas, lo mismo.

López

Cantidad de envíos: 1729
Fecha de inscripción: 21/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Kobol el Miér 03 Jun 2009, 12:14

López escribió:Todo tiene ventajas e inconvenientes. Pero yo en muchas políticas defiendo el centralismo por el ahorro que supone para el contribuyente, por la eliminación de la dilución de responsabilidades que a veces ocasiona la duplicidad de tareas, por eficiencias que genera que una serie de tareas sean llevadas a cabo por una sóla Administración o también por la garantía de igualdad de trato que ello supone.

Eso no significa que defienda una nula autonomía, ni mucho menos, pero creo que para grandes políticas el Estado es fundamental. Ejemplo práctico: ahora que el Estado ha dicho que quiere poner un ordenador por alumno, ¿cómo se va a negociar esto mejor con las compañías informáticas, con una sóla estrategia y presupuesto o dicisiete? Y qué decir de la Administración Tributaria a la hora de perseguir defraudadores al fisco, ¿qué será más fácil una sóla base de datos y un sólo cuerpo de inspectores o diecisiete? Y para la Justicia y políticas de seguridad, más de lo mismo. Eso por no hablar de los problemas que ha tenido la implación de Leyes como la de Dependencia que es, sin duda, una de las pocas buenas iniciativas del Gobierno, pero que con el Estado fragmentado, que diría S. Wagner, que han creado PP y PSOE es muy difícil de aplicar.

Luego, eso sí, la aplicación práctica de determinadas políticas, pues se puede llevar a cabo por CC.AA y entidades locales, pero hay muchas cosas que creo que son importantes para el Estado. Por UPyD propone reajustar lo que haya que reajustar para hacer un sistema viable, lógico y que beneficie al CIUDADANO, no a los territorios. Dejémonos de sentimientos y patrias chicas y miremos por criterios como eficiacia, igualdad y justicia. Si eso supone centralizar, que se haga... Y si otras cosas hay que descentralizarlas, lo mismo.

Completamente de acuerdo cheers

Kobol

Cantidad de envíos: 1101
Fecha de inscripción: 28/12/2008
Localización: Madrid

Ver perfil de usuario http://estrelladecombate.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Invitado el Miér 03 Jun 2009, 18:11

Si lo cachondo del asunto es que la Vanguardia -o sea el PSOE- siga con el proyecto de la Europa de los Pueblos,cuando ya hace más de tres años que el mismo Sarkozy lo mandó a la m....
El Petazeta es que es imbécil lo mires por donde lo mires
Tonto coge la linde,la linde se acaba y el tonto sigue...4 años más Laughing
Y ahora le endiña la crisis al tonto los coj...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Ciudadano Quien el Miér 03 Jun 2009, 21:55

Precisamente decía yo en mi blog que uno de los ataques que nos lanzan por la calle es el llamarnos centralistas o españolistas (en el sentido más rancio de la palabra). Ejemplos de países más prósperos que España los tenemos centralistas (Francia) y descentralizados (Alemania). El sistema de gobierno que se coja no implica mayor o menor éxito como nación.

Yo pienso que las competencias deben estar donde sean más eficaces: algunas en el estado central, otras en las autonomías y otras en los ayuntamientos. Incluso UPyD propone que algunas superen a los estados nacionales y pasen a ser responsabilidad de la UE. Lo que no es eficaz (ni barato) es tener 17 sistemas educativos distintos (ahora que Europa converge a uno común), 17 sistemas judiciales (que permite que un asesino buscado en una comunidad viva tranquilamente en la de al lado) y así un largo etcétera.

Nos leemos

Ciudadano Quien

Cantidad de envíos: 373
Fecha de inscripción: 21/12/2008
Edad: 37
Localización: Madrid

Ver perfil de usuario http://ciudadanoquien.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Invitado el Jue 04 Jun 2009, 09:50

Completamente de acuerdo contigo.
Si el problema de España viene de la Transición.Por una mala gestión de las Comunidades Autónomas se han creado 17 Reinos de Taifas.Son castas burocráticas -burguesía burocrática- que debido a mastodónticas inversiones del gobierno central han montado una gigantesca máquina burocrático-empresarial en cada comunidad autónoma.Ejemplos claros pasan en Cataluña gobernada por la Generalitat,o la Xunta gallega gobernada históricamente por el PP.
Son grandes máquinas administrativas y empresariales que cogen dinero del Estado,crecen más -y meten a los cuñaos- y pide más dinero que antes al gobierno central.El pez que se muerde la cola.Un despilfarro de dinero
El problema viene,como en cataluña,cuando a esa máquina burocrática le ofrece dinero para crecer y sobrevivir, otros paises como Alemania -con sus exigencias- en vez del gobierno central
A la burguesía burocrática le da igual si Cataluña es un Estado independiente de España o no,ya que les seguirían inyectando dinero los alemanes.Otro Montenegro -que se oponía hasta la Rahola Shocked -

Y claro,los medios de comunicación de cada Comunidad Autónoma,pues haciéndole el juego a la casta burocrática de turno.En este caso la Vanguardia y el PSC

Franquistas,que sois unos franquistas

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hay de malo en el centralismo?

Mensaje  Invitado el Jue 04 Jun 2009, 10:12

Por aquí os dejo dos artículos,uno de la catalanista Pilar Rahola y otros de A.Perez Reverte

Montenegro, no gracias

Pilar Rahola


Si el modelo catalán es el modelo montenegrino, estoy por hacerme japonesa.

Las lecciones de historia, con toda su solvencia, ya las ha hecho Joan B. Culla en este mismo espacio. Nadie que conozca un poco el pasado de los Balcanes puede negar el derecho de Montenegro a tener su propio Estado: siglos de peculiar y medievalizante pero consistente soberanía lo avalan. Sin embargo, tengo la impresión de que la vieja y abrupta Crna Gora, que tuve la ocasión de visitar en los tiempos convulsos de la guerra, esconde algunos cadáveres incómodos en el fondo más preciado del olvido interesado. Y eso, que no le quita nada de derecho histórico, le quita mucho de moralidad presente. Montenegro tiene algo de la Austria del siglo XX, bonito país montañés que consiguió hacer creer al mundo que todos los austriacos habían sido la Familia Trapp. Y, por supuesto, que todos los nazis eran alemanes. De la misma forma que la Austria entusiasta que aplaudió masivamente la ocupación hitleriana y que no sólo no resistió, sino que colaboró con pasión con el Tercer Reich, desarrolló una rápida amnesia colectiva cuando perdió la guerra, también Montenegro ha olvidado con rapidez su complicidad serbia. Es justo y necesario, como diría la gramática bíblica, que recordemos un par de cosas: que fueron montenegrinos algunos de los comandos más feroces, violentos y racistas que actuaron primero contra Croacia y después contra Bosnia. Las masacres de la Krajna aún recuerdan la pisada montenegrina. Y, segundo, que Montenegro no sólo se sumó a la guerra invasiva de Serbia, sino que la aplaudió con inequívoco entusiasmo. La hermandad bélica de serbios y montenegrinos fue una de las realidades más inapelables de esa guerra malvada que masacró a civiles con la misma alegría que defendía la limpieza étnica. Para muestra, el botón que me soltaron, en plena batalla contra Dubrovnik, unos refugiados croatas: "lo peor es que no son serbios, sino montenegrinos, los que nos atacan. Y éstos aún tienen menos piedad". De todos los pueblos de los Balcanes, los de Montenegro siempre han sido considerados los más belicosos, los más guerreros y, en la perversidad de la guerra, los más despiadados. Por ese mismo motivo, y porque las heridas de la guerra balcánica son tan recientes que aún se cuentan los muertos y aún se buscan las fosas comunes donde fueron arrojados a decenas, resulta hartamente chocante leer algunas imbecilidades patrias, que sitúan a Montenegro en el pedestal de los pueblos mártires finalmente liberados. Es cierto que hoy es un Estado independiente, y ese derecho, conquistado democráticamente, es indiscutible y justo. Pero también es cierto que nunca fue un país oprimido, que siempre estuvo en la hegemonía del poder, que se sintió hermano de la Serbia ocupante y que, si ahora quiere la independencia, es porque algunos oscuros episodios económicos le aconsejan ese status internacional. ¿Será Montenegro un paraíso fiscal, más o menos mafioso, que actuará de imán de sucios movimientos económicos? La realidad no permite demasiado optimismo. Sea como fuere, Montenegro es hoy Estado de pleno derecho, y sólo cabe esperar que no se convierta en refugio de los que vulneran sistemáticamente todos los derechos. ¿Qué tiene que ver todo esto con nuestra ínclita, sufrida y sobreexcitada Cataluña? Espero que nada de nada, porque si el modelo catalán es el modelo montenegrino, estoy por hacerme japonesa. Por poco que hubieran leído y viajado nuestros amados políticos, sabrían que cualquier comparación con el país del rey Nikola sólo era posible en los cómics de Tintín, versión catalana. Materia humorística. Sin embargo, como gozamos de unos políticos intelectuales, algunos de los cuales alardean de poseer miles de libros, gozamos también de la impunidad del disparate. Y así, por arte de magia, hemos podido contemplar una especie de debate político surreal sobre la pertinencia de la comparación entre Cataluña y Montenegro. La cima del surrealismo, por supuesto, la culminó Carod Rovira pidiendo el referéndum montenegrino para los catalanes. Y otra vez a campar por las anchas del populismo nacionalista más arcaico, menos inteligente, más obtuso y, por supuesto, más estéril. ¿Será que no hay forma de renovar algunos conceptos jurásicos que sitúan a Cataluña más cerca de la Edad Media que del siglo XXI? ¿Será que no hemos superado a Vicenç Vives? ¡Qué digo Vicenç Vives! Si algunos aún están con las huestes almogávares masacrando griegos... Y por ahí no hay forma. No hay forma de construir un discurso nacional vinculado a los retos del presente, capaz de asumir la compleja sociedad, heterodoxa y multiétnica, que estamos dibujando, si los modelos que se sacan de la manga, los líderes de la cosa, son esos modelos arcaicos e imposibles, que se parecen a Cataluña tanto como yo me parezco a una monja. Montenegro no sólo no es Cataluña, sino que tenemos que aspirar, con todas nuestras fuerzas, a no parecernos nunca a ese ancestral, arcaico y, de momento, moralmente dudoso país. País cuya memoria reciente está densamente bañada en sangre. Ya sé. Me dirán que sólo se comparaba el derecho de los pueblos a escoger su destino. Pero las comparaciones nunca están vacías de contenido, nunca son neutrales, y cuando tienen una carga histórica tan espesa, pueden llegar a ser profundamente irresponsables. Por decir que no quede: también Alemania escogió democráticamente su destino cuando votó a Hitler, y sin embargo... La libertad, como la paz, como todo concepto abstracto, no tiene una única definición, ni está moralmente libre de culpa. Depende del quién, del cómo, del por qué... Y, en el caso de Montenegro, algunas de las respuestas son inquietantes. Tendrían que saberlo esos políticos metidos a intelectuales, que aprovechan cualquier contingencia para vender patriotismo retórico. Tendrían que saber que algunas comparaciones son, literalmente, odiosas.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Arturo Pérez-Reverte - Yo soy de Cartagena. ¿Y qué?


¿Y a mí qué me cuentan?. Quisiera que alguien me explique de una puñetera vez qué pretenden decir con esa murga de "es que yo soy de aquí, y no soy de allí" que le salta a uno a la cara cuando abre un periódico, o enchufa la tele, o el arradio. Porque, a ver. ¿Dónde diablos es aquí y dónde es allí? Y cuando se invoca un hecho diferencial como si fuese palabra mágica, ¿estamos hablando de diferencias con quién? Porque si de lo que se trata es de ser diferentes, el de arriba firmante es tanto como el que más. Y a la hora de plantear argumentos nacionalistas, paletismo local o factores raciales e históricos no estoy dispuesto a dejarme achantar por nadie. Puestos a ello, puedo ser tan poco español o tan cantamañanas como cualquiera.

Porque vamos a ver. Si de lo que se trata es de marcar paquete, diré que yo, por ejemplo, soy de Cartagena: una ciudad que tiene tres mil años de historia y que podría abastecer de solera a media Europa. Fue capital de la España cartaginesa, y capital de cada una de las cinco provincias romanas de Hispania. Mis antepasados eran griegos, fenicios y cartagineses; y cuando de jovencito me zambullía en el mar, sacaba ánforas que llevaban veinte siglos allá abajo, enfrente de mi casa. En cuanto a raza también soy distinto, porque mi RH positivo es mediterráneo, antiguo y sabio. Y puestos a eso, me siento más a gusto en un cafetín moruno de Tánger o bebiéndome un vaso de vino con aceitunas bajo una parra griega, que en la Gran Vía de Madrid, El Sardinero, Las Ramblas o la plaza mayor de Trujillo.


En cuanto a peripecias históricas, pues bueno. Mientras los comerciantes, los campesinos y la gente de la iglesia y de la paz se iban al interior - a
Murcia- para esquivar las incursiones de los piratas berberiscos, mis architatarabuelos se quedaron en la costa a pelear. Y cuando la primera república, el Cantón de Cartagena se autodeterminó por las bravas, acuñó su propia moneda, poseyó su escuadra, y al aparecer las tropas centralistas no se desbandó como una manda de conejos, sino que resistió seis meses a cañonazo limpio. Y en lo que se refiere a lengua propia, cierto es que no hay una nacional cartagenera; pero los críos, antes de tener uso de razón, saben leer en las piedras inscripciones en latín.Y mucho podríamos discutir sobre si decir: "deme sinco sentímetros de sinta de senefa asul" o blasfemar con la barroca riqueza léxica del habla cartagenera no es un hecho diferencial lingüístico de cojones..


En cuanto a agravios, para qué les voy a contar. Hoy, Cartagena es una ciudad industrialmente desmantelada, deshecha por el paro, con menos
alternativas que un bocadillo de mortadela en Ruanda. A los cartageneros no es que los hayan puteado histórica y sistemáticamente el gobierno central, las monarquías austriaca y borbónica, la dictadura franquista o los cien años de acrisolada honradez. A los cartageneros nos han hecho la puñeta la administración fenicia, la griega, la de Roma, la bizantina, los suevos, los vándalos, los alanos, los visigodos, el califato de Bagdad, el de Córdoba, el Cid Campeador, los reyes de Castilla, los de Aragón, Napoleón Bonaparte, el general Martínez Campos, la primera y la segunda repúblicas, y todo el que pasó por allí. Mis antepasados pagaron impuestos, palmaron en la Invencible, Trafalgar, Santiago de Cuba, Filipinas, Annual. Y a cambio, como el resto de los españoles, recibieron hostias hasta en el cielo de la boca. Cierto es que fueron cómplices y actores en empresas imperiales de la España centralista castellana. Pero cuando vas y abres los libros de historia, compruebas que en cualquier batalla de Flandes, en cualquier episodio colonial de América, en cualquier aventura española en Nápoles, Sicilia, norte de África o Constantinopla, los apellidos de los capitanes, soldados, marinos, comerciantes y frailes eran también, y no pocos, vascos, catalanes, gallegos, navarros, mallorquines y etcétera. En esta galera hemos remado todos, y a todos nos han dado infinitas veces por detrás y por delante. Aquí no hay víctimas de primera y de segunda clase, y sólo a los muy canallas o a los muy imbéciles se les ocurre trazar líneas divisorias con tan irresponsable arrogancia. ¿Diferentes? Claro que sí. No sólo van a serlo tres o cuatro chantajistas bocazas. Aquí todos tenemos motivos para
piarlas, y cuando llueve se moja todo cristo. Así que, para diferencia, la mía y la de la madre que me parió. A ver qué se ha creído esa panda de
gilipollas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.